En el año 1978 Antonio construyo el primer prototipo de su primera moto: La Siroko.

 

Pero mucho antes Antonio ya había tenido contacto con el mundo de la moto. Según explicó el mismo..." Mi primer trabajo en el campo de las dos ruedas fueron cuatro soldaduras en la Ossa que Alberto y Álvaro Rodá debían pilotar en las 24 horas de 1972. Acababa de terminar el primer curso de ingenieros. El preparador de la maquina era Joaquim Planas y la puesta a punto corría a cargo de Federico Van der Hoeven, conocido ex-piloto de Derbi al que más tarde volvería a encontrarme como cliente en mi taller de preparación de formulas..." Pero aquí no acaba la relación de Antonio con las 24 horas, también colaboró con Ernesto Maragall, piloto de origen Venezolano con residencia en Cataluña y perfectamente apto para introducir en el país cualquier motocicleta con matricula extranjera. 
"Corrimos varias ediciones con una Honda 450 bicilindrica, y también con una 900 Yoshimura, formando equipo con Jacky Samaranch. Nunca olvidare aquel año que se incendio la moto en el curso de una caída colectiva, al poco rato de haberse realizado la salida. Todo lo que trajeron fue una especie de "hierro negro" retorcido por completo"... 
Antonio Cobas explicó que un día se encontró con Paco Asensi y este le dijo muy seriamente:"Tengo ganas de hacer una buena 250 para venderla a los privados. En España nadie ha vuelto a hacer nada desde la época de la TSS"... ¡Y así nacieron las Siroko!